Minimalismo



¿Al abrir un armario sientes que hay demasiadas cosas y no es fácil mantener el orden? ¿Tienes muchas cosas que nunca utilizas y ocupan espacio?¿Finalmente decides ordenar tu guardarropas o tu biblioteca y descubres que no sabes por dónde empezar ni de qué desprenderte?

El consumismo que se ha impuesto en nuestra vida nos ha hecho creer que cuánto más tenemos más fácil será nuestra vida y seremos más felices.

Es propio de la naturaleza humana ser acumulativo y tendemos a guardar antes que deshacernos de algo, por si acaso, por miedo a no tener luego. Esto se aplica a todos los ámbitos de nuestra vida, incluso a lo emocional.

Hasta hace un tiempo creía que cuando se mencionaba el minimalismo se hacía referencia al arte y a la decoración, incluso a la arquitectura pero no creía que tenía que ver con un modo de vida.

¿Qué es el minimalismo?

El término minimalismo es la tendencia a despojarse de los elementos superfluos y quedarse con lo esencial. Priorizar.

Actualmente algunos nos hemos dado cuenta que tener muchas cosas nos genera más caos en nuestra vida y nos resta tiempo y energía, ya que lo que poseemos requiere nuestra atención.

La filosofía de vida del minimalismo se desprende del concepto aplicado inicialmente a la estética. El concepto “menos es más” no significa tener lo menos posible sin un criterio. El límite de lo “menos posible” lo decides tú en función de lo que es esencial para tí.

Para cada uno de nosotros lo «esencial» es algo diferente, incluso para una misma persona puede variar lo que considera esencial según la etapa de la vida en la que vive.

Todo lo que poseemos ocupa un lugar en nuestra mente: el trabajo, las relaciones, los sentimientos, las emociones, incluso las creencias.

Te recomiendo esta charla Ted que está subtitulada en castellano.

Cómo aplicar el minimalismo

Se trata de priorizar la calidad a la cantidad y alargar el tiempo de vida útil de las cosas. Tal vez es lo que antes conocíamos como “vivir de manera sencilla” y que muchos experimentamos siendo pequeños.

Enfocarte en lo esencial te ayuda a ser libre y a ser feliz.

No tienes que ver al minimalismo como una privación a la hora de tener cosas, sino como la liberación de lastre para vivir más liviano.

Vives consciente de lo que necesitas, en armonía contigo mismo y con tu entorno.

Quiero compartir contigo algunas ideas que te ayudarán a aplicar el minimalismo en tu vida:

Minimalismo Material

  • Comienza por desechar lo innecesario en lugar de elegir aquello que sí guardarás.
  • Regala la ropa que no has usado en seis meses.
  • Regala todos los libros que has leído. Un Kindle es una mejor opción que una estantería completa de libros.
  • Puedes vender en plataformas de segunda mano como Ebay o Wallapop lo que ya no necesitas.
  • Tira o haz reparar aparatos electrónicos que no funcionan sin ninguna excepción. Existen espacios donde llevar ese tipo de desechos para no contaminar el planeta.
  • Existe un juego sencillo que te ayuda a minimizar la cantidad de cosas que guardas: The 30-day minimalist game. Inventa tu propia versión en casa.

Minimalismo Profesional

  • Trabaja en algo que te haga feliz. Si no es un empleo puede ser algo que tú mismo diseñes.
  • Emplea tu energía en poner lo que sabes al servicio de los demás.
  • Elimina de tu lugar de trabajo todo aquello que ya no usas.
  • Reduce tu jornada laboral y reorganiza tu agenda para ganar tiempo libre.
  • Reduce la cantidad de aplicaciones de tu móvil.
  • Mantén despejada la bandeja de entrada de tu email..
  • Minimiza y clasifica la información que guardas en tu ordenador.

Minimalismo Sentimental

  • Elige pensamientos positivos.
  • Rodéate de personas positivas.
  • Elimina las relaciones y emociones tóxicas de tu vida.
  • Evita conversaciones con personas que te quitan energía y que son una pérdida de tiempo.
  • Dí NO con más frecuencia o aprende a decirlo.
  • Establece relaciones nuevas que te aporten nuevas ideas y que se basen en la ayuda mutua.

Beneficios al aplicar el minimalismo

Aplicando el minimalismo como filosofía de vida lograrás estos beneficios:

  • Tu casa estará ordenada y será más fácil de limpiar.
  • Eliminarás lo viejo que atraerá lo nuevo.
  • Si tu espacio de trabajo está despejado, te concentras mejor y terminas las tareas más rápido.
  • Aunque no es el fin de esta filosofía, al comprar menos y con menos frecuencia ahorrarás dinero.
  • Consumes menos así que, también, cuidas el planeta.
  • Tienes más energía porque las decisiones son más sencillas de tomar.
  • Tienes más tiempo pues no lo pierdes buscando en el desorden o tomando decisiones inútiles sobre qué elegir.
  • Te estresas menos ya que el espacio ordenado calma tu mente.

Tal vez, al igual que yo, descubras que de manera natural e inconsciente tienes tendencia al minimalismo. En mi caso, a lo largo de sucesivas mudanzas, fui reduciendo la cantidad de cosas y descubrí que podía prescindir de unas cuantas.

Mantener mi espacio despejado y ordenado antes de comenzar una tarea me hace sentir paz. Eliminar el caos mantiene mi mente despejada.

¿Te inspira esta idea del minimalismo? ¿Te animas a probar vivir con menos? ¿Crees que merece la pena simplificar tu vida?¿Por dónde empezarías?

¿Quieres leer más sobre MINIMALISMO?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *